SONIDO Y FISICA CUÁNTICA

SONIDO Y FISICA CUÁNTICA

Los últimos descubrimientos en física cuántica, la física que estudia el universo atómico y subatómico, revelan que ya no es posible hablar de una partícula de materia esencial e indivisible como hasta un tiempo se había creído, sino de un “vacío” del que “espontáneamente” surge la primera partícula. Es decir, una energía vibrando que al “condensarse”, al vibrar a otra frecuencia, hace que surja la materia. Lo que aparentemente juzgamos como sólido es, en realidad, una ilusión. Incluso la separación entre el núcleo y los electrones que componen los átomos de cualquier objeto es proporcionalmente enorme, equivalente a la distancia entre la Tierra y la Luna. Es decir, que están compuestos sobre todo de “vacío” o Akash, como dicen los hindúes, la energía esencial presente en todo el universo.

En definitiva, el universo que conocemos se puede entender como un conglomerado de energía vibrando a diferentes velocidades, diferentes frecuencias y por tanto sonidos,  sean estos audibles para nosotros o no, que forman lo que Pitágoras denominaba la Gran Armonía Universal que “componen” desde los grandes cuerpos celestes hasta las las partículas subatómicas.