LA INTENCIÓN

La intención

Debemos  siempre recordar que “el sonido es una onda portadora de conciencia, dependiendo de dónde esté situada la conciencia del individuo cuando crea un sonido, éste llevará información de ese estado a la persona que lo reciba”

La INTENCIÓN es el marco energético en el que se desarrollará la sesión de cuencos. Si este marco no es el adecuado no podremos  asimilar correctamente las vibraciones del sonido.  Dado el potente efecto de los cuencos,  la correcta actitud y sintonización previa actúa también como una protección tanto para el terapeuta como para el paciente, disolviendo resistencias innecesarias y permitiendo que las vibraciones del los cuencos se absorban correctamente y puedan “hacer  su trabajo”

Buscamos una empatía entre nuestra intención y el sonido de los cuencos.Para ello basta tomar unos minutos (con la practica pueden ser segundos) para llevar nuestra atención dentro, relajar el cuerpo (nuestro espacio de resonancia)  y la mente, poniendo nuestra intención en atender cuidadosamente la vibraciones del sonido.

Una vez suenen los cuencos la ESCUCHA profunda de cada matiz será el camino para silenciar aún más la mente y profundizar en el sonido y la sanación que producen.