MEDICIÓN DEL EFECTO DE LOS CUENCOS DE CUARZO Y EL AGUA VIBRADA

medicion del agua

A menudo sentimos como los cuencos de cuarzo nos calman, nos armonizan, nos ayudan a encontrar el equilibrio que podemos perder en el día a día.

En Anima Quarz siempre hemos tenido la curiosidad de poder cuantificar de algún modo el efecto de los cuencos y hace algunos años, gracias a la moderna tecnología GDV, por fin pudimos medir el efecto de estas vibraciones.

Por medio de esta tecnología, basada en el efecto Kirliam, su creador el científico ruso Konstantin Korotkov ha podido, por primera vez, dar un status científico a la existencia y medición de lo que se conoce como “campo de energía humano”, bajo el nombre de “electrografía digital”.

Nuestra emanación energética es el primer indicativo de nuestro estado de salud; cualquier desequilibrio en nuestra energía tenderá a somatizarse en el cuerpo físico. Gracias a la colaboración del Dr. Joel Ariel realizamos estas mediciones en nuestro centro de Barcelona y pudimos comprobar cómo estos sonidos son un medio directo para reequilibrar y expandir nuestra energía.

Realizamos la medición del campo energético de un paciente habitual de terapia de sonido antes y después de una sesión de unos 25 minutos con cuencos de cuarzo.

El cambio fue muy notable. Hubo un aumento de energía en todo el cuerpo y en general se logró un aura más armónica, equilibrando excesos de energía, que también son perjudiciales, con las zonas carentes de ella.

 

Activación del agua

La utilización de los cuencos de cuarzo para activar el agua es otra de sus importantes cualidades. Dado que el agua que normalmente ingerimos ha perdido su valor biológico, activar el agua que bebemos es muy recomendable para nuestra salud. Los efectos del agua ‘vibrada’ en cuencos de cuarzo son realmente sorprendentes. Esto se debe, por un lado, a que estamos constituidos casi en un 80% de agua y, por el otro, a una cualidad intrínseca a este elemento: la ‘memoria del agua’. Gracias a su ‘memoria’ el agua puede transmitir la información vibracional a aquello con lo que entra en contacto. Llenando un cuenco con agua y activando su sonido se puede observar como se van formando figuras geométricas. Dada la enorme resonancia del cuenco, al aumentar su intensidad el agua ‘salta’ literalmente varios palmos por encima del cuenco por efecto de la vibración, como si estuviera en efervescencia.

En las mediciones que realizamos con la máquina GDV, al mismo paciente que había recibido la sesión con cuencos y al que habíamos realizado la electrografía digital, le dimos medio vaso de agua que había permanecido en un cuenco de cuarzo que se había hecho sonar durante gran parte de los 25 minutos que duró la terapia. Al volver a hacer la medición el resultado fue que el aura de la persona literalmente explosionó, formando un campo energético con un altísimo nivel de energía y equilibrio que en palabras del Dr. Joel Ariel “muy pocas personas logran manifestar”.

Es importante tener en cuenta el valor del trabajo previo de la vibración de los cuencos en la persona durante los 25 minutos de la terapia. El agua ayuda a asimilar la información del sonido de forma profunda y rápida, pero el resultado no sería el mismo sin haber recibido previamente la vibración.

medición antes de la terapia de sonido

Medición antes de la terapia de sonido

medición después de la terapia de sonido

Medición después de la terapia de sonido

medición después del agua vibrada

Medición después del agua vibrada