SONIDOS BINAURALES

Binaurales

Nuestra experiencia con el sonido binaural empezó en el año 1999.

Una mañana estábamos en nuestro centro de Barcelona, muy ilusionados como siempre que acabábamos de recibir nuevos cuencos. Desembalando las cajas encontramos 2 cuencos muy parecidos. Ambos eran la misma nota, con un sonido casi idéntico. En un momento dado los tocamos al mismo tiempo y algo fascinante pasó entonces. Un sonido nuevo emergió en el espacio. Un batido que reverberaba en la sala y también profundamente en el cuerpo.

 

Ese sonido nos cautivó y comenzamos a utilizarlo en las meditaciones y conciertos que realizábamos entonces.

 

Lo reservábamos como un momento especial, hacia la mitad de la sesión. El batido de ondas emergía suavemente llenando todo de vibración. Podíamos percibir cómo la frecuencia del lugar se elevaba cambiando en pocos minutos la vibración del espacio.

A las personas que lo recibían les ayudaba a liberar tensiones en el cuerpo, no sólo físicas sino también emocionales y al final siempre prevalecía una sensación general de centramiento y equilibrio.

 

Desde entonces nunca hemos dejado de utilizarlos.

 

Al año siguiente tuvimos la fortuna de conocer a Gaudry Normand uno de los pioneros a nivel mundial en el uso terapéutico de los cuencos de cuarzo, a quien invitamos a hacer un curso de formación en Barcelona. El curso fue estupendo para nosotros, realmente nos colocó en un lugar diferente, un salto cuántico en nuestra relación con los cuencos.

 

Durante uno de los descansos decidimos compartir con Gaudry nuestra experiencia con este misterioso batido. Enseguida se dió cuenta de qué hablábamos. Nos explicó que se denominaba sonido binaural y que sobre todo tenía una cualidad muy especial: ayudar a sincronizar los hemisferios cerebrales.

 

Aunque el sonido binaural se conocía desde el S.XIX, se estudió más a fondo en los años 50, y muy especialmente en el instituto Monroe en EE.UU. Allí se dieron cuenta de que, tras escucharlo, el cerebro emitía una señal eléctrica que solo se produce cuando los dos hemisferios están sincronizados.

 

Digamos que el cerebro “se pone a trabajar” buscando la unificación de ambos sonidos, generando internamente lo que se conoce como ritmo binaural. Este ritmo esta formado por la sutil diferencia de los dos sonidos. Es decir si uno es un una nota LA que vibra a  220 Hz y el otro un LA ligeramente más grave que a 236 HZ ( es el caso del video que os enviamos al final del artículo) el ritmo binaural resultante será la diferencia de los, o sea 4 Hz.

 

En resumen, podemos decir que el sonido binaural es como un “truco” que invita al cerebro a poner en marcha la sincronización de los hemisferios.

 

Sabemos que cada hemisferio tiene cualidades complementarias. El hemisferio derecho rige las denominadas cualidades femeninas ( las emociones, la intuición, el talento artístico…) y la parte derecha del cuerpo. Mientras que el hemisferio izquierdo rige la denominadas cualidades masculinas ( la parte intelectual, el lenguaje, la lógica…) y la parte derecha del cuerpo. Debido a nuestras tendencias y los hábitos que vamos cultivando en nuestra vida, solemos tener uno más “abandonado” que el otro. De ahí que el sonido binaural y la sincronización que produce, sea una importante herramienta para despertar nuestras capacidades dormidas.

 

La forma habitual de escucharlo es con auriculares ya que es importante que uno de los sonidos se reciba por un oído y el otro (ligeramente diferente) se reciba por el otro.

 

Si dispones de dos cuencos de cuarzo con sonido binaural, te recomendamos hacer sonar  uno de ellos a tu derecha y el otro a tu izquierda. Aunque esto no permite aislar tanto cada sonido como lo hacen los auriculares, el hecho de escuchar los sonidos acústicos y toda su riqueza de armónicos, te aportará una experiencia terapéutica muy completa.

Ten en cuenta que el sonido binaural con cuencos de cuarzo en directo es especialmente intenso, por lo que es importante no saturarte escuchándolo demasiado tiempo. Puedes empezar por sesiones de 4´ y sobre todo es recomendable no exceder ese tiempo cuando toques para otras personas.

 

Esta precaución es sólo para el sonido en directo. Si lo escuchas grabado la duración puede ser mucho mayor ya que la intensidad es muy diferente.

 

Aquí tienes un enlace para poder disfrutar del sonido binaural con cuencos de cuarzo.